Menos es más al calificar los trabajos

Un bolígrafo rojo siendo utilizado para calificar un ensayo.Para muchos instructores, calificar trabajos puede ser una tarea tediosa.

¿Se cansa alguna vez usted de subrayar los empalmes de coma o de rodear con un círculo los modificadores mal colocados? usted ¿Se pregunta cómo usted enseñará alguna vez a sus alumnos la concordancia sujeto-verbo, por no hablar de lo que constituye una oración tópica eficaz? Pues en la OWL tenemos buenas noticias para usted:

Deje de preocuparse.

Cuando se trata de calificar trabajos y dar comentarios útiles, hemos descubierto que, al final, menos es más.

Decades of research show that not only do old-fashioned grammar lessons not help students learn how to write, but that they may even create a distaste for writing among some students. As hard as it may be to give up trying to show your students the errors in their writing, we suggest doing just that. Throw away your red pens, virtual or real, and take on a whole new approach, one we will outline here. Not only will you save yourself lots of time, but your students will also be better positioned to tackle rewrites and improve their work.

La doctora Beth Hewett, coach de escritura y duelo, lleva dos décadas escribiendo sobre la pedagogía de la escritura. Sus artículos y libros se basan en años de experiencia e investigación en el campo de la enseñanza de la escritura, especialmente en línea. En su libro Reading to Learn and Writing to Teach (Leer para aprender y escribir para enseñar, 2015), Hewett esboza lo que ha encontrado como las directrices más útiles para los instructores que esperan encontrar más éxito, compromiso y crecimiento en los viajes de escritura de sus alumnos. En este post, hemos destilado sus puntos principales para usted de modo que usted pueda aplicar sus sugerencias a sus propios cursos y procesos de retroalimentación de inmediato.

Hemos comprobado por experiencia que los pasos que se describen a continuación, estructurados a partir de los consejos de Hewett para la enseñanza de la escritura en línea, no sólo le ahorrarán tiempo al agilizar el proceso de calificación, sino que también proporcionarán a los alumnos comentarios significativos con los que estarán más dispuestos a comprometerse.

1. Deje de corregir cada error de gramática, puntuación y uso. Basta con leer el trabajo de cabo a rabo -primero una vez- para ver si cumple los requisitos de extensión, utiliza fuentes y citas, sigue su guía de estilo y satisface cualquier otro elemento básico de la rúbrica.

2. A continuación, lea el documento con más atención, buscando requisitos de orden superior como una tesis sólida, una buena organización general, citas bien colocadas y fluidez en la argumentación.

3. Choose 1-2 areas on which to focus your feedback. Avoid discussing grammar or usage problems unless one is so prevalent it demands your attention.

4. Estructure sus comentarios utilizando el formato "Qué, por qué, cómo, hacer" de Hewett, en el que usted explique qué necesita atención, por qué necesita atención, cómo embarcarse en la realización de cambios y un punto de acción que el estudiante pueda abordar en su revisión o en su próximo tarea.

Al principio, cumplir este proceso puede parecer más trabajo. Pero, si usted se dedica a este cambio en la forma en que usted proporciona su retroalimentación instructiva, usted descubrirá rápidamente que usted está dedicando menos tiempo en total a cada trabajo de los estudiantes, proporcionando una retroalimentación más concreta que redundará en una mejora de la escritura de sus estudiantes, y muy probablemente disfrutando mucho más del proceso.

Para más recursos sobre la enseñanza de la escritura y cómo dar una buena retroalimentación, usted puede consultar la reconocida obra de Beth Hewett, Leer para aprender y escribir para enseñar.